Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Editorial

Volver a empezar

Los últimos movimientos de los partidos en el Estado parecen más cerca del trilerismo que de la política hacia la ciudadanía, por lo que hay que hacer un llamamiento a la responsabilidad

Domingo, 24 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:11h

La cadena de propuestas, acontecimientos, valoraciones y cruce de reproches de las últimas horas respecto a un imprescindible acuerdo entre distintas fuerzas políticas para la hipotética investidura de alguno de los candidatos a la Presidencia del Gobierno español ha tenido la virtualidad de que cada formación ha mostrado ante la sociedad sus verdaderas intenciones y planes, más allá de la pura retórica declarativa y la propaganda. Sin embargo, todo ello está siendo contemplado por la ciudadanía con estupor, sin que puedan percibirse diferencias apreciables entre los mecanismos y medios utilizados por los dirigentes de los partidos tradicionales y los representantes de la llamada nueva política. Sobre todo, porque, analizado el escenario más de un mes después de celebradas las elecciones, estamos exactamente en el mismo lugar que en la noche del 20 de diciembre: en la incertidumbre más absoluta. La sensación generalizada es que la política en el Estado español ha pasado a convertirse en un mero juego táctico, en puro marketing sin contenido real más allá del rédito partidista y sin que el interés general, los problemas reales del país concretados en la debida atención a la prioridad del bienestar de la ciudadanía -o de “la gente”- se atisbe siquiera en los movimientos de los partidos. Justo lo que, en teoría, los partidos emergentes habían venido a cambiar con su incuestionable implosión. La propuesta envenenada, inoportuna y mal planteada de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez y el paso a un lado táctico de Mariano Rajoy, aun sin renunciar a la investidura, y los consiguientes movimientos dentro del PSOE -incluida una llamada igual de interesada e intempestiva de ayer por parte del líder socialista a Albert Rivera, convenientemente tuiteada, es decir, divulgada pese a su nulo contenido y la terrible presión de los barones críticos- devolviendo la pelota al candidato del PP sitúan el escenario en un frustrante espectáculo cercano al trilerismo político. Pese a todo, toca volver a empezar, quizá desde el principio. Desde cero. Es obligada, por tanto, una llamada a la responsabilidad a los dirigentes y a los partidos políticos -a todos- para que den comienzo a un diálogo real y leal, transparente, efectivo y comprometido hacia una negociación que tenga como prioridad las necesidades de la ciudadanía y del país.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902