Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Con la venia

Ya empezamos otra vez

Por Pablo Muñoz - Domingo, 24 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Aún sin despejarse el panorama poselectoral español, ya se ha puesto en marcha la maquinaria partidaria para las autonómicas vascas. Como suele ocurrir, las escaramuzas asoman con gran anticipación puesto que esas elecciones no se celebrarán hasta otoño. El hecho de que las urnas municipales y forales estén todavía casi frescas, no ha sido obstáculo para que la ciudadanía vasca haya vuelto a depositar su voto hace apenas un mes. Es que no hay tregua.

Lo cierto es que tras este frenético tránsito electoral el panorama político se ha visto alterado con la irrupción de nuevos partidos y, al mismo tiempo, con la decadencia galopante -cuando no su práctica desaparición- de algunos partidos anclados en el tiempo. Este escenario, tan sugestivo como inquietante, obliga a ir tomando posiciones, de ahí que ya se hayan percibido movimientos con diez meses de antelación.

En estos últimos tiempos, como si alguien hubiera disparado el pistoletazo, han comenzado a dar zancadas los más impacientes, o los más necesitados, o los más listos, que todo eso se verá.

A Idoia Mendia, candidata del PSE, se le hacen los dedos huéspedes y cree que todos son de su condición. O, al menos, denuncia que el PNV quiera hacer uso electoral de la Ponencia de Autogobierno y la utilice “para rellenar su programa electoral”. Confundiendo, por supuesto deliberadamente, partido y Gobierno, exige al lehendakari que lleve a la Cámara un texto articulado para la reforma del Estatuto, cuando son los partidos quienes deben consensuarlo. Pero no importa, como tampoco importa que a día de hoy sea el PSE el principal apoyo del Gobierno de Urkullu. El caso es asomar la cabeza, porque las elecciones están ahí, a lo lejos.

Más activo aún tras su inesperado éxito, Podemos Euskadi hace valer su condición de fuerza más votada para sacar pecho y avanzar intenciones. Eduardo Maura, diputado por Bizkaia, anuncia que apuesta fuerte. Advierte que Podemos se marca el objetivo de “acabar con la hegemonía del PNV”. Nada menos. En la línea arrolladora y visionaria del movimiento liderado por Pablo Iglesias, advierte Maura que ya es hora de que la política se haga “para la gente”, y no “para las elites”, como acusa al PNV sin pestañear.

Pero si PSE y Podemos ya han echado a andar, son de gran interés los movimientos que se observan en la izquierda abertzale, sin duda la formación más afectada -negativamente, por supuesto- tras la victoria de los morados. El descalabro electoral y la notoria disminución de su presencia institucional ha obligado a los dirigentes de Sortu -o de EH Bildu, o del MLNV- a importantes movimientos estratégicos de gran calado.

Hay que partir, como elemento negativo, del perjuicio que ha supuesto para la izquierda abertzale la penúltima decisión arbitraria/sectaria de la Audiencia Nacional si es que mantendrá inhabilitado para cargos públicos hasta 2021 a Arnaldo Otegi. Al menos para la opinión pública, Otegi era el candidato de mayor prestigio para cualquiera de las marcas electorales de la izquierda abertzale y un serio aspirante a la lehendakaritza. De momento no lo ha permitido por impulso político el poder judicial español, y a pesar del recurso interpuesto no será fácil que el elgoibartarra pueda liderar la candidatura, y ello a pesar de las ciertas dudas que flotaban ya sobre su liderazgo.

Sobre estos posicionamientos preelectorales de EH Bildu, y puesto que la información al respecto es escasa, cuando no encriptada, cabe especular que la izquierda abertzale tiene claro el peligro que le viene por la izquierda, si es que a Podemos pueda considerársele como tal. Perdida irremisiblemente la pugna por la hegemonía, el futuro del abertzalismo radical pasa por el acercamiento al movimiento de Pablo Iglesias si pretende pintar algo en el futuro inmediato de Euskadi.

Es conocido, y lamentado, el rechazo de la formación emergente a cualquier acuerdo con la izquierda abertzale por lo que ello le supondría de perjuicio en el ámbito del Estado. Solo desde una “depuración” de su pasado podría EH Bildu aspirar a ser admitido en pactos, acuerdos y alianzas con Podemos. Los sorprendentes -y trascendentales- movimientos observados recientemente hacen pensar que la izquierda abertzale acelera esa “depuración”, como puede observarse en la liquidación delfrente de makos recomendando a los presos del EPPK que acepten la legalidad penitenciaria española, o en el acuerdo de los 35 dirigentes con fiscalía y acusación particular para librarse de la cárcel recociendo todo lo que hubiera que reconocer.

Añádanse a estos movimientos las informaciones publicadas sobre la inminencia de algún anuncio de desarme definitivo por parte de ETA, y se cierra el puzle: Podemos el más votado y EH Bildu “purificado” de pasadas adherencias, vaciada la mochila de antiguos prejuicios, sería la pinza más ventajosa para desplazar al PNV y, de paso, a los viejos partidos objeto del desprecio de los morados emergentes.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902