Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Jon Sierra Director general del grupo ikor

“La falta de autosuficiencia financiera ha limitado un mayor crecimiento de la empresa”

Hace unos días se conoció la entrada del grupo alemán ebm-papst en el capital del grupo Ikor. Su director general, Jon Sierra, explica las características de la operación

Carlos Etxeberri Gorka Estrada - Domingo, 24 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Jon sierra

Galería Noticia

Jon sierra

donostia- La imagen de David contra Goliat se ha repetido en esta ocasión cuando se comparan las magnitudes de los dos grupos industriales que se han aliado gracias a la alta capacidad tecnológica y desarrollo en I+D que tiene el Grupo Ikor, que se dedica al diseño y fabricación de circuitos electrónicos para sectores como la automoción, electrodomésticos, comunicaciones, ferrocarril, elevación, control de accesos y electromedicina. La operación no solo va a permitir ampliar las capacidades productivas de esta empresa en sus plantas de Donostia, China y México, sino la potenciación del centro de I+D que tiene en la capital guipuzcoana para el desarrollo de nuevos productos. Un escenario que ni en sus mejores previsiones podían haber dibujado sus socios fundadores Miguel Ángel Sierra y Jesús Iñurrita, cuando hace 35 años pusieron en marcha esta empresa en un pequeño taller en Pasaia.

¿Qué significa la entrada del grupo alemán ebm-papst en el capital del Grupo Ikor?

-Lo más interesante es la apertura de un mercado nuevo a nivel comercial, ya que al ser un grupo fuerte se nos abren muchas puertas. Por otro lado, significa un refuerzo de nuestras capacidades de I+D. Una de las cosas que para nosotros es fundamental es la inversión de I+D que, muchas veces, está limitada por la financiación. Nos gustaría invertir mucho más. Los que hemos vivido en propia carne los buenos resultados que tienen a medio y largo plazo las inversiones en I+D, cada vez queremos invertir más. Aquí nos hemos visto limitados por los problemas de financiación que ha habido. El contar con un paraguas de un grupo como ebm-papst, que apuesta de una manera muy importante por el I+D con más de 600 personas y una inversión que puede llegar hasta el 10% de su facturación cifrada en 1.600 millones de euros nos va a permitir emprender proyectos que antes no podíamos acometer.

¿Más negocio fuera significa que aumenta la actividad del Grupo Ikor en el mercado exterior?

-En un corto plazo vamos a tener más negocio en nuestras plantas de China y México, si bien desde hace unos meses estamos ofertando fabricar productos en Donostia. Desde la planta de Donostia estamos viendo que podemos ser competitivos con productos para ebm-papst. En este momento, estamos fabricando los circuitos de las luces traseras para la Volkswagen Transporter. Muchas veces se habla de la competitividad, pero habrá que decir que no solo está unida a los costes, sino a la productividad de las personas, a la forma de automatizar los procesos... En este sentido, veremos más fabricaciones en Donostia para el grupo ebm-papst.

La entrada del grupo ebm-papst va a suponer la potenciación del centro de I+D de Ikor en Donostia. ¿En qué términos?

-La complementariedad en desarrollo y tecnología que vemos con el grupo ebm-papst ha sido el detonante de que se haya producido esta operación. Ellos son más especialistas en la electrónica de potencia y regulación de velocidad de los ventiladores y nosotros tenemos una capacidad probada de desarrollo de controles para el sector del frío. Desde hace quince años venimos diseñando en San Sebastián este producto que está repartido por todo el mundo. Los hemos fabricado mucho en México y tenemos 1.500.000 controles por todo el mundo. Esa complementariedad va a hacer que podamos desarrollar en Donostia productos de conjunto con el grupo ebm-papst al que se incorporan nuevas tecnologías de comunicación a través de las que se pueden conocer el consumo, los tiempos de venta en los equipos, etc., que es una novedad en el sector del frío. Lo presentaremos en la próxima feria de Milán que tendrá lugar en el mes de marzo. A nivel de fabricación estamos ofertando al grupo ebm-papst la producción de un producto de seguridad relacionado con el control de la dirección de los vehículos que constituye también una novedad. Estamos evaluando la posibilidad de poder fabricarlo en Donostia y en China.

¿Eso significa aumentar el número de investigadores en el centro de I+D en Donostia?

-Entre este año y el que viene vamos a tener que ampliar nuestros recursos de I+D. Ahora tenemos una plantilla unas 25 personas, si bien, viendo los proyectos que nos van a ir entrando vamos a tener que ampliarla. Una de las cuestiones que nos planteaba el grupo ebm-papst era la capacidad que teníamos de contratación y entorno existente para poder contar con ingenieros de I+D. Les presentamos las universidades que tenemos, los centros tecnológicos con los que contamos el apoyo institucional que existe a los proyectos de I+D que han sido valorados muy positivamente a la hora de decidirse por parte del grupo ebm-papst. Ven que aquí se da un entorno bueno para desarrollar proyectos de I+D, porque hay capacidad y conocimiento. En ese sentido este aspecto ha sido muy importante.

En lo que se refiere a la fabricación…

-A nivel de fabricación venimos de un plan estratégico 2012-2017 que nace en una situación complicada por la crisis a nivel nacional, si bien la mitigamos por nuestra presencia en otros países. En ese plan nos proponíamos situar a Ikor en el top 100 de las empresas de diseño y fabricación de electrónica a nivel mundial, lo que nos obligaba llegar en una primera fase a los 100 millones de euros de facturación. En aquel año estábamos con unas ventas de 42 millones de euros. Desde ese momento hemos ido creciendo todos los años. De 42 a 48 millones para luego alcanzar los 56 millones. El año 2015 hemos cerrado con unas ventas de 69 millones. Este año nuestro objetivo es conseguir unas ventas de 80 millones de euros. Como es obvio este plan no contemplaba las nuevas oportunidades de negocio que va a brindar el grupo ebm-papst, con lo que consolida nuestro plan de crecimiento y seguimos con el objetivo de cerrar el año 2017 con una facturación de 100 millones.

No deja de sorprender que un gigante como el grupo ebm-papst con unas ventas de 1.600 millones de euros y una plantilla de 12.000 trabajadores en el mundo se haya fijado en una empresa como Ikor que da empleo a 700 personas y que haya decidido potenciar su centro de I+D de Donostia...

-Puede sorprender en un principio, pero una vez que conoces la motivación y cómo enfocan el negocio se entiende. Nos conocieron porque teníamos un cliente compartido al que le suministrábamos los controles de los frigoríficos vending.Cuando comenzaron a investigar se dieron cuenta de que teníamos 1.500.000 piezas en todo el mundo y que en México nuestra marca había dado nombre al producto. Y a partir de ahí nos llegaron a conocer. Hace 18 meses iniciamos un proceso de relaciones que en el pasado mes de julio dio lugar a una colaboración que ha terminado cristalizándose en diciembre en una toma de participación del grupo alemán del 50% más una acción. La presencia de empresas industriales alemanas en el País Vasco es importante porque hay ciertas similitudes a la hora de desarrollar los negocios. El hecho de seamos parecidos en los valores de entender la industria y de la aportación social de los negocios, más allá de lo que puede tener un fondo financiero, ha podido ser un catalizador. La diferencia es que la dependencia que tenemos del sector financiero aquí es mucho mayor del que tienen en Alemania. El grupo ebm-papst es autosuficiente a nivel financiero y eso era algo que a nosotros nos atraía. Es muy difícil ir a un banco o un agente financiero y presentarle un proyecto de I+D donde los retornos no se dan en el corto plazo, pero en cambio con estas empresas industriales, que además son independientes financieramente, la posibilidad de apoyo aumenta radicalmente.

¿Esa dependencia financiera ha podido limitar un mayor crecimiento de Ikor?

-Sí, nos ha limitado. Pasar de unas ventas de 42 millones de euro a 70 millones en tres años es algo que nos avala por lo no habitual. Es una pena que teniendo conocimiento, capacidad y mercado te veas limitado en tu crecimiento por falta de recursos financieros porque cuando vas al mercado no los puedes disponer o si los consigues es menos de lo que necesitas o son caros como ha ocurrido en la crisis. Eso limita los planes de crecimiento.

¿Eso quiere decir que recurrir a un inversor industrial era una posibilidad recurrente?

-Nos los habíamos planteado en varias ocasiones porque la frustración que sientes cuando ves que tienes negocio y capacidad y necesitas invertir y no lo consigues, te obliga a buscar alternativas al margen del sistema financiero clásico. Una de ellas era la de incorporar a un socio industrial. También hay que decir que por parte de las instituciones nos hemos sentido apoyados. Hace un año y medio SPRI nos apoyó a financiar este crecimiento y, en este sentido, se agradece que las instituciones apoyen cuando hay una empresa con capacidades.

¿Esto evidencia que hay que poner en marcha nuevos instrumentos financieros al margen de los bancarios?

-La crisis ha puesto en cuestión los sistemas y el modo de funcionamiento del sector financiero. Poner en cuestión algo siempre es bueno porque nos ayuda a pensar en otras alternativas. Creo que empiezan a surgir, no tanto como me gustaría, nuevas vías de financiación al margen de las clásicas. Y eso es bueno. Cuando hay alternativas mejora todo y hay más opciones.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902